SEÑOR X

Llegaba  tarde, o no, según la mayoría  de las personas  normales si, pero el señor X no era un tipo normal.
 Para él no existía tiempo ni los relojes, por eso no podían entender el significado de tarde o temprano. ¿Qué es el tiempo?  Se preguntaba constantemente.
Atravesando las calles no miraba los escaparates ,ni la mujeres jóvenes ,cuya belleza era más que notable , solo caminaba ,sin rumbo ,sin dirección , simplemente se dejaba llevar por sus pies .

Tardó unas dos horas en decidir a donde quería  ir ,fue al mismo café de todos los lunes ,aunque siempre estaba lleno ,tenía al entrar la misma sensación de vacío de todos los lunes ,el lunes no era un día agraciado para el señor X . Pidió su tostada y un café, un periódico, y se sentó en su mesa al lado de la radio. Escuchó su programa favorito, leyó las mismas noticias desagradables  de siempre, por eso no llevaba reloj, así se evadía de un mundo hostil.
Volvió a la calle, a mezclarse con la multitud, aunque sentía sintiéndose solo. De repente vio una cosa que cambió su modo de percibir el mundo, un hombre de aparente buena posición (dato que chivaba su costoso traje) se quitó la chaqueta, la corbata, la camisa, y las tiró a la acera.
El señor X interpretó esta actitud como un acto de rebeldía, un canto a la igualdad de clases, en fin esas ideas por las que al señor X le llamaban loco. Al llegar a su casa no podía dormir, no sabría explicar el motivo pero al día siguiente se levantó muy tarde, no leyó el periódico, es más no desayunó siquiera, se puso su mejor traje, se afeitó, duchó, y salió a la calle a enfrentarse al mundo con otra cara distinta a la suya propia, en eso el señor X si era como los demás.
Pero nada cambió, todo seguía igual, el señor X seguía siendo el pez anónimo en el acuario de los peces con nombre propio, sintió rabia de si mismo, incluso en un acto desesperado de conseguir contacto humano se chocó aposta con la primera persona que le miró en toda la mañana y…nada, para la ciudad ,el señor X estaba muerto, aunque si anunciaran su muerte en las necrológicas no creía que nadie notara ningún vacío con su marcha.
De vuelta a su casa, tiró el traje, se despeinó, se puso su traje negro y salió a la calle, si estoy condenado a ser alguien invisible mejor es  siéndolo yo mismo   , esta era la idea del señor X.
(La verdad  es que el señor X me daba mucha pena , así que yo ,como escritor  ,creador de su triste historia ,decidí  crearle una señora X incluso una pequeña o pequeño ,ahora que esta de moda este tipo de expresiones ,pero no sirvió de nada ,supongo que hay personajes condenados a ser desgraciados ,en las amarillentas y monótonas hojas de los libros .)
El señor X solo quería una cosa en este mundo ,un abrazo  , alguien que le dijera ,no te preocupes no volverás a estar solo ,(que comparado con las ansias de poder y riqueza  que tienen otras personas ,me parece un deseo de lo más humano) , un día como tantos otros  paseando ,decidió que hoy andaría muchos más que otras veces ,queda demostrado que si había algo que le gustaba al señor X , era andar ,pero anduvo demasiado ,tanto que apareció en otra cuidad ,era evidente el señor X había creído que era ciudadano de una gran metrópolis cosa que se alejaba bastante de la realidad (pasa muy a menudo).
Aunque el señor x no captó la diferencia  hasta bien entrada la noche cuando se fijó en  que todo el mundo llevaba ropajes negros , y miraban al suelo con ojos llorosos.
 De repente  se le acercó una persona, al señor X le sonaba su cara, cayó en la cuenta, era el desconocido del traje caro.

-Quédate aquí, fueron sus únicas palabras y miró expectante esperando la respuesta…
el señor X miró a  su alrededor ,no tenía nada que perder sin embargo no era tan fácil  como aparentaba tomar una decisión ,(la Decisión ),se sorprendió a si mismo negando la propuesta del  hombre del traje ,decidió volver a su ciudad de siempre ,-al menos allí hay colores, me gustan los colores ,fue su respuesta final  … volvió, pero no solo ….
El hombre del traje fue su compañero de viaje, el señor X tenía el bien más preciado que un pez anónimo pueda tener jamás, y que muchos peces con nombre propio envidiarían y envidian: un amigo.

Teóricamente la historia sigue ,pero no se como continua ,aquí termina mi información sobre el gris señor X ,parece ser que al final consiguió su señora X (si mi ayuda ) ,no ha muerto ,de eso estoy seguro ,(no he leído su necrológica ),sigue yendo al mismo café con su compañero inseparable ,eso si sigue vistiendo su mismo traje ,y todavía no se ha peinado ni afeitado …
Buena suerte señor X…,

Anuncios

1 Response to “SEÑOR X”


  1. 1 Mr. Awesome abril 19, 2009 en 3:21 pm

    No he podido leerlo hasta ahora, Hermano de Jorge, pero ma gustao. A ratos me resulta confuso, porque por más que disfrute de ser el señor X lo de ser raro, diferente, por otro lado se ve que lo único que anhela es ser normal. Supongo que no sabe bien lo que quiere, aunque con el ayuda juiciosa que le aporte su amigo se verá a sí mismo con más claridad.

    Eso sí, el párrafo de metaliteratura (el escritor hablando de alternativas para el señor X) es de tío grande 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Bienvenido

Bienvenido a este gabinete de locos. Puedes firmar nuestra carta de presentación

Visitas

  • 18,374 visitas
abril 2009
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: