Sobre la crisis energética (O Milongas, segunda parte)

El petróleo es un bien escaso y que tendrá su final.

Llevamos escuchando esto de toda la vida, pero siguiendo una costumbre del ser humano, la cosa es que el final está muy lejos y no nos preocupamos. También es sabido que los Estados Unidos de América no tira de sus reservas de petróleo. Compra y guarda lo suyo para cuando se acerque ese final. Puede hacerlo porque es rico, claro… y por políticas como esa seguirá siéndolo.

En cualquier caso el final está cada vez más cerca, y dada la dependencia de los países ricos la crisis energética puede ser brutal.

Si se acaba el petróleo y queremos seguir manteniendo nuestro nivel de consumo de energía… ¿Qué alternativas tenemos?

En primer lugar, las renovables. Naturales y fácil que se nos ocurra. Estamos viviendo un momento de auge de renovables, pero, qué duda cabe, aún distan mucho de ser una altenativa válida al petróleo.

¿A alguien se le ocurre alguna otra idea? Necesitamos mantener el nivel de consumo energético que tenemos ahora, recordad. Los países desarrollados no admitirán otra cosa.

Ummm…

Un partido de derechas contesta a la pregunta inmediatamente y sin titubear. Pero los partidos de izquierdas tienen un problemilla histórico con la única respuesta que viene a la cabeza y es viable. Ponerse en contra de la energía nuclear ha sido desde siempre una revindicación y una seña de identidad. Nos darán la lata, y el argumento es, ante todo, ecologista.

¿Cómo lo hacemos?

Primero, damos la vara con el cambio climático. Unos añitos que la gente se acostumbre a oír efecto invernadero, etc. La emisión de gases de los derivados del petróleo pasa a ser el nuevo demonio ecológico.

Cuando ya hay caldo de cultivo y todos los periodistas borregos se han sumado al carro del nuevo ecologismo, iniciamos una ofensiva más seria. Sacamos a Al Gore, un político de “izquierdas” (perdonen la pausa, es que mientras me río a carcajadas no puedo teclear bien) a explicar la cuestión.

Los políticos de derechas se apresuran a afirmar que tal cosa no es cierta. Otros idiotas, pues que el hombre influye en su medio es obvio. Ya se sabe que hay que ir en contra por pelotas. No importa, puesto que hemos quedado que sus votantes ya son convencidos.

¡Todos a la saca!

Para completar el pastel, tenemos a los ecologistas sandía (by Ussia: una fina capa verde por fuera, por dentro todo rojo) tan prolíficos. Llevan años vendiendo que los molinos son malos para las aves, los huertos solares no pueden ponerse en determinada zona y las torretas de alta tensión desde las centrales hidroeléctricas tienen un impacto ambiental visual. Piedrecitas en el camino.

Los grupos ecologistas de verdad se ven contra la espada y la pared. Ahora llevan años vendiendo una idea, las alternativas no responden a las necesidades y la única alternativa viable…

Ya hay un ex-dirigente de Greenpeace(este enlace es aburridísimo, podéis pasar de él, sólo importa el titular) en el otro bando . La cosa cala.

Mi apuesta es que dentro de pocos años no habrá grupo político influyente que se manifieste claramente en contra de la energía nuclear. Que el calentamiento global producido por el hombre habrá sido la coartada perfecta. Y que los hilos superiores habrán agotado el petróleo como fuente y seguirán teniendo la sartén por el mango, gane el partido que gane.

Si acierto espero que alguien me regale un pin, que hago colección.

Por si alguno quiere apostar en contra, le voy enseñando los antecedentes que se van viendo ya. Que yo me he dado cuenta tarde, conste:

http://www.elpais.com/articulo/economia/Iberdrola/GDF/Suez/alian/plan/nuclear/britanico/elpepieco/20090205elpepieco_7/Tes

http://www.elmundo.es/magazine/2009/488/1233143913.html

Yo siempre he pensado que la historia de cercenar la energía nuclear por razones ecologistas, residuos y demás era tontería. La energía nuclear es la más limpia de las no renovables con diferencia, datos en la mano.

Pero gracias al calentamiento global y a la idea romántica del ecologismo, lo que vamos a obviar es la pregunta que debe hacerse en realidad, que es: ¿Es la energía nuclear viable económicamente? Porque esto va de poderes económicos. Ahora que hemos exprimido esto con el petróleo, vamos a por otra cosa. Y cuando llegue el momento, creo que nadie preguntará.

En ocasiones veo conspiraciones mundiales. Debía escribir un best-seller y forrarme. Je.

Anuncios

1 Response to “Sobre la crisis energética (O Milongas, segunda parte)”



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: