Consideraciones sobre libros de economía.

Este escrito no es mío. Lo copio de Maño H2O, al que no conozco de nada pero es un tío listo y lo escribió en un foro de economía que leo con frecuencia porque, como a tantos otros, ese numerito llamado Euribor me influye y bastante. Lo copio porque me ha gustado bastante, y porque así me animo a escribir y a ver si con esto cojo carrerilla, que Jorge se lo merece 🙂

Consideraciones sobre libros de economía.

Hola a todos.

El primer libro de macroeconomía de la historia, es un libro conocido por todos, con independencia de haberlo leído o no. Ese libro es la Biblia, en la cual se expuso la teoría de las vacas gordas y las vacas flacas para describir las distintas fases de la economía.


Con el devenir de los siglos, el lenguaje se ha perfeccionado. Actualmente se habla de ciclos económicos, de fases de expansión y contracción de la economía, etc. Pero, aun hoy, seguimos utilizando la metáfora de las vacas gordas y flacas. […]

Por otra parte, también habla la Biblia de Armagedón (Apocalipsis 16,16) como el escenario donde tendrá lugar la lucha final entre el bien y el mal.

Por último, casi todos hemos leído en algún libro, o visto en alguna película, el desarrollo de esa teoría científica que nos anuncia (aunque solo sea por un cálculo de probabilidades) que en algún momento, un meteorito, de un cierto tamaño, impactará contra la tierra, por coincidir sus órbitas en algún punto.

Cierto es que, de momento, parece que en un futuro próximo ningún pedrusco nos amenaza seriamente, pero, la imaginación de algunos escritores y guionistas, describe al típico astrónomo aficionado que, en una plácida noche de verano, descubre por casualidad un pedazo de pedruscón que se dirige directamente a la tierra, amenazando a la especie humana.

Por supuesto nadie toma en serio, inicialmente, a ese chalado. A los 15 minutos de película, resulta que 77 científicos serios constatan que el pedrusco es real y que amenaza al planeta. Comienzan entonces sesudas discusiones sobre si va a impactar con la tierra directamente o si va a pasar rozando el larguero. El Presidente de turno de los EEUU (siempre de los EEUU) suda copiosamente porque debe tomar decisiones terribles para salvar al planeta. Los cohetes espaciales se preparan, con la flor y nata de la sociedad, con unos equipos de trabajo de lo más pintoresco. Las ojivas nucleares se activan, tanto por los rusos como por los americanos, para el caso de que le tengan que meter un pepinazo al pedruscón que lo desvíe en el último momento. Y un héroe, del tipo de Bruce Willis, se sacrificará finalmente por el bien de la especie humana.

Hasta aquí, quizás, la pura ficción. Pero fijaros que, a veces, la realidad supera con creces a la ficción.

En España nos hemos empeñado en los últimos años en desarrollar la teoría de que las vacas siempre están gordas porque nunca les falta hierba o pienso compuesto (compuesto probablemente de ladrillos y préstamos bancarios) que las mantenga. Lo de las vacas flacas es una cuestión de la posguerra y del franquismo que se nos recuerda en una o dos películas (quiero decir en unos dos millones de películas). Por supuesto si una vaca muestra un comportamiento raro y pierde peso, o bien la vaca está loca (y en ese caso es culpa de los británicos), o bien esa vaca es una reminiscencia tardo-franquista sacada de su contexto histórico, que ha visto regreso al futuro 2.

El Armagedón lo solemos montar en este foro, sin ir más lejos. El bien y el mal se dan cita en el mismo. Las guerras abiertas entre alquilatas e hipotecados. Las peleas constantes entre zapateriles y peperos o peperos contra Zapateros. Los partidarios y detractores del euribor al alza o a la baja. Los bolsistas alcistas y bajistas, entrantes y salientes. Los millones de expertos en economía. Los innumerables gurús de las predicciones. Los analistas. Los fans de SNB, de Alberto Noguera o de Leopoldo Abadía. Las múltiples teorías sobre las órbitas elípticas que describen los precios del gasoil en función de las isobaras atmosféricas que generan los anticiclones, o las borrascas, del precio del barril de petróleo. Los millones de abducidos que fueron obligados a firmar una hipoteca sin saber si tenía techo o suelo (la hipoteca, no la casa) ni en que mes le metían mano (a la cuota, se entiende).

Todo esto, no deja de ser lo mismo que las sesudas discusiones en las películas sobre si el meteorito va, o no, a impactar con el planeta. Algún científico, con un solo ojo abierto predice que, como mucho, pasará rozando el larguero a las 15,30 de 2009 -hora zulú-. Otro, más alarmista, acostumbrado a las descargas eléctricas, considera que el ostión será en toda regla a las 16.15 de 2009 -hora de Teruel- (las 15.15 de 2008 en Lanzarote).

Ese debate entre “Solbes cow” y “Pizarro boy” rellena la parte central de la película por aquello de los tiempos cinematográficos. Esa escena merece el Oscar a los efectos especiales, al maquillaje y al mejor guión adaptado.

Tenemos también a nuestros particulares astrónomos aficionados “chalados” que hace tiempo anunciaron que ese meteorito de la crisis venía directo a impactar a la altura de Cuenca o de Guadalajara. Por supuesto recibieron una lluvia de meteoritos negativos, hasta que alguno empezó a tomarlos en serio.[…] Estos chalados, mientras se calzaban un gyn tonic y una faria, observaban con su catalejo casero que un pedrusco, bautizado como “la Macarena de todas las crisis”, les venía directamente al ojo. Por supuesto dieron la voz de alarma.

Ahora, el Presidente del País, debe tomar decisiones rápidas y transcendentales. Para ello se entrena con una batería de preguntas “improvisadas”, en televisión, a la americana. Debe tener buenos reflejos y nervios de acero, porque de él depende la supervivencia de los españoles. Ah. Y no debe sudar a la hora de mentir.

¡¡Tranquilos que los molinos de viento que generan energía eólica, desacelerarán de su órbita al meteorito de la desaceleración y lo desviarán hacia el profundo cosmos, porque tenemos el más sólido sistema financiero-eólico del mundo mundial!!

Yo no se que pasará. Me refugio en el gran libro de la economía. Es decir, en la Biblia. En definitiva es un gran recetario económico para épocas de crisis. Baste recordar la multiplicación de los panes y los peces (la madre de todas las productividades). La transformación del agua en vino (energías renovables y cardiosaludables, claro), ese maná abundante y perenne para atravesar el caluroso desierto estival (el turismo), las citadas vacas gordas y flacas (bueno, solo las gordas), el ayuno de cuarenta días (precursor del ahorro responsable y remunerado), etc. ¿Por qué no se la leerá José Luis? ¿Por qué no le regalamos una a cada uno de sus 77 discípulos asesores?

Pero en toda esta historia se nos olvida algo fundamental: ¿Quién va a hacer de Bruce Willis?

Hace 65 millones de años un meteorito impacto contra la tierra y se extinguieron los dinosaurios.

¿Se cargará el actual meteorito a los empresaurios, a los bancosaurios, a los ladrillosaurios? O como siempre ¿lo que se llevará por delante es a unos cuantos currantesaurios?

¿Alguien ha advertido que a España le amenazan dos y no un solo meteorito? El general que se vive a nivel mundial “la Macarena de todas las crisis” y el particular que hemos generado entre todos los españoles: “la Pilarica de todas las crisis”, que es muy de aquí.

El Presidente tiene una respuesta para usted. Y para usted, y para usted……..

¡Por respuestas será!

Sinceramente: ¡Quiero objetar de este sistema y de este Gobierno! Ah!! ¿Qué tampoco se puede objetar? ¡Pues vaya! ¡Nos tocará tragar!

Salu2

Anuncios

1 Response to “Consideraciones sobre libros de economía.”


  1. 1 Jorge febrero 3, 2009 en 10:34 am

    Eso, que ya te vale. Empiezas el año como todos, rompiendo los própositos hechos antes del día 1 de Enero. Menos mal que el artículo (aunque robado con premeditación y alevosía) es interesante y muy divertido. Esperemos que al menos si cumplas los propósitos hechos después del día 1 de Febrero :p :p

    Esto va también por todos los que no escribís, panda de mangurrianes. Os quiero ver a todos escribiendo un “cela” por semana . Y punto pelota.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: