Nº 158/g: El buen botellón

Esta columna nace con la itención de educar y enseñar, a las gentes más torpes, como vivir de puta madre sin mucho esfuerzo. Una serie de columnas, escritas por diversos autores (espero), permitirán a nuestros fieles lectores (que ya se cuentan con los dedos de una mano) avanzar rápidamente en su camino hacia la felicidad.

Esta nueva lección, trata sobre uno de los fenómenos sociales más extendidos entre la juventud española actual: el botellón. Una de las múltiples definiciones que podemos encontrar en la web de este fenómeno es ésta, extraida de la wikipedia: “reunión masiva de jóvenes de entre 16 y 24 años, fundamentalmente, en espacios abiertos de libre acceso, para beber la bebida que han adquirido previamente en comercios, escuchar música, y hablar

No tengo intención de entrar en las causas y consecuencias de este fenóneno, si no explicaros que elementos deben juntarse para conseguir un buen botellón. A pesar de lo que pudiera parecer, el elemento principal en un botellón es la compañía. Beber sólo nunca es bueno, y beber mal acompañado puede degenerar en noches de tedio y botellazos. Así, lo primero que debemos asegurar es la presencia de algunas personas con intereses afines o aficciones comunes a las nuestras, con las que saciar las venideras ganas incontrolables de charlar (fruto del alcohol y otro tipo de sustancias menos legales, presentes en muchos botellones modernos).

El segundo punto más importante en un botellón es la ubicación. Es posible que beber bajo la lluvia y rodeado de niñatos con ganas de bronca sea cómodo para algunos, pero yo prefiero beber con alguna posibilidad más de terminar mi botellón vivo. Así, debemos asegurarnos de conocer algún lugar de bebercio con compañeros de agresividad baja (aunque es imposible evitar a los espontáneos) y en el que la climatología no suponga un problema grave.

Por fin, llegamos a la bebida. No quiero entrar en discriminaciones ni peleas absurdas (aunque todos sabemos que el ron es una bebida de nenas y el whisky solo lo bebe gente de paladar pobre); pero es muy importante que tengamos claro lo más importante: bebas lo que bebas, no ahorres en refresco. Puedes beber alcohol de 90%, pero jamás bebas con Gold. El mayor enemigo de un botellón (y de una noche de fiesta en general, junto a unos zapatos incomodos) es un retortijón a destiempo. Y un mal refresco (además de proporcionar un sabor horrible a tu bebida), puede causar estragos a nuestro delicado estomágo.

Por último, los complementos: frutos secos y guarrerías varias. Mucha gente los desprecia, personas ignorantes la mayoría, que nunca los ha probado; pero nunca he conocido a nadie capaz de reconocer que había sido un error el incluirlos en el “lote”. Las pipas, complemento ideal, tienen 2 funciones básicas. Por un lado, entrener nuestras manos y nuestra boca, dando tiempo a otras personas para hablar (mientras descansan de comer pipas) y evitandonos caer en sucios vicios como el tabaco. Por otro, su gran contenido en sal, aumentará nuestras ya de por si grandes ganas de beber, haciendo que cada copa nos resulte más placentera si cabe.

Eso ha sido todo por hoy, espero que este breve artículo os haya sido de utilidad. Hasta la próxima

Anuncios

4 Responses to “Nº 158/g: El buen botellón”


  1. 1 kaidohmaru diciembre 11, 2008 en 10:47 am

    Genial, sublime. Te doy la razón hasta en lo de las pipas. Aunque no puedo evitar sentir dolor al ver que ya no me encuentro entre las edades comprendidas ¬¬.

    Pero me ha gustado tela. Muy explicado y muy buenos consejos, es usted todo un señor en esto del botellón.

  2. 2 Jorge diciembre 11, 2008 en 10:56 am

    Gracias, me alegro de que te haya gustado

  3. 3 Esquizombi diciembre 11, 2008 en 1:27 pm

    El botellón es el pasado. El presente es Canal Disney y siestas de sofá.

  4. 4 Mr. Awesome enero 9, 2009 en 12:35 pm

    ¿sabes cuál sería el complemento ideal para para un botellón y nunca nadie ha llevado? Una falsa barra de bar, portable, evidentemente (pa correr con ella cuando lleguen los monos). Porque lo único que echo de menos en los botellones es algo que aporrear primaria y compulsivamente cuando alguien empieza ronda de chupitos, hidalgos o verticales.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: