El retorno de un clásico: D&D Cuarta Edición


Manual del Jugador

 

Ocho años después de que se publicara la tercera edición del mejor juego de rol de todos los tiempos, Dungeons&Dragoms alcanza su 4ª edición. En este tiempo los señores de Wizards han encontrado nuevas fórmulas para enfocar el juego. Como veremos más adelante, los cambios son notables en cantidad y calidad; tanto, que más que una cuarta edición de un clásico, parece un juego completamente diferente.

Lo que primero llama la atención de esta edición  es la eliminación de dos clases absurdas: el bardo y el monje. Considero un acierto el eliminar dos tipos de personaje con poco juego en partidas de roleo y nula utilidad en partidas de verdad (es decir, partidas mata-mata con overpower pj’s). Según vamos avanzando, encontramos una extraña distribución de razas, clases y poderes; con apenas algunos nombres familiares que nos impiden olvidar que esto es Dragones y Cavernas.

Llegados a este punto, el jugador veterano se sentirá indignado ante tanto despróposito – este juego es una mierda – y se sentirá tentado a arrinconar el manual en la balda de los libros olvidados, junto al Fanhunter y el Principe Valiente. Seguir jugando a otras ediciones no es una mala opción, pero ya que nos hemos gastado 35 lebros – que no es poco – que menos que profundizar algo más.

Para disfrutar de esta 4.0 es imprescindible que olvidemos que es D&D, pues estamos ante un juego completamente distinto. Tras dejar atrás nuestras ideas preconcebidas acerca de lo que este manual debería contener, podremos disfrutar de un gran juego.

Una vez comprendido el sistema (bastante simplificado respecto al anterior), encontraremos un conjunto de clases equilibrado y muy parecidas en cuanto a estructura. En primer lugar, una serie de características específicas (habilidades, salvaciones, curaciones por día, etc.) seguida de una completa lista de poderes. Así, los ataques múltiples de un guerrero o los hechizos del mago, tienen ahora su equivalente en una serie de poderes de distintos niveles, que podremos ir escogiendo según avance nuestro personaje. De esta manera se unifican las clases, consiguiendo que todos los personajes presenten un nivel de poder similar.

En este momento, es posible sentirse decepcionado al pensar que han eliminado de golpe las diferencias entre personajes, haciendo que un grupo de aventureros no sea más que un grupo de clones sin personalidad (entendida como el conjunto de poderes de un personaje). Nada más lejos de la realidad. Una vez metidos en faena, las funciones de cada personaje quedan definidas . El guerrero y el paladín causan un daño medio a cambio un mayor número de puntos de vida y una posible mejor CA (cumplen así el paradigma de tanque, tan usado en el WoW). El resto de personajes pueden enfocarse a causar un daño notable: el mago y el brujo causan daño de area y elemental, además de varios poderes de diversa índole,  el explorador a distancia o con dos armas, el picaro (sin duda, el personaje más dañino del juego) puede explotar la ventaja de combate (antiguo flanqueo) para maximizar su daño… El mayor logro de está edición es sin duda es haber conseguido que el trabajo en equipo sea indispensable. Ahora, en lugar de maximizar el poder de nuestro personaje de manera individual, debemos pensar en cuál debe ser nuestra función dentro del grupo; de que manera podemos aportar más a nuestros compañeros. Uno de los grandes alicientes de este manual básico es ir descubriendo el rol o posibles roles de cada una de las clases.

Quizás esto no sea Dragones y Mazmorras, pero es sin duda un gran juego.

Anuncios

3 Responses to “El retorno de un clásico: D&D Cuarta Edición”


  1. 1 Esquizombi octubre 22, 2008 en 9:46 pm

    Me acabas de indignar a tope. LOS BARDOS DEBERÍAN HABER SIDO MANTENIDOS Y MEJORADOS. Es más, el canto de batalla debería haber sido una cosa decente. Más puntos de golpe, más habilidades de evasión… en fin, ESTOY FURIOSO.

    Y lo de los semiorcos es de risa.

  2. 2 kaidohmaru octubre 22, 2008 en 11:09 pm

    Joder, que pedazo de entrada CHIKI!! Oye, esto tiene to la pinta de ser friki ehh. No digo ná. Jejeje Besos

  3. 3 luy mayo 23, 2013 en 6:09 pm

    Leyendo esto AHORA aporta cierto sentido de ironía. Tomando en cuenta como después con essentials volvieron las mismas clases y razas de personajes que habían sacad originalmente.
    Afortunadamente la pesadilla de cuarta edición ya paso para los pocos que todavía jueguen d&d, y los que se quedaran con ese fallo de cuarta edición… bien por ellos, pero no esperen que saquen nuevos complementos para su juego.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: